“Nègrerie” Hervé Télémaque

302

Obra: Litografía sobre papel Guarro

Dimensiones: 76×56 cm.

Tirada: P.A. (edición de 75 ejemplares firmados y numerados)

Escribe tu oferta

    Compare
    Categoría:

    Descripción

    Hervé Télémaque , nacido el en Puerto Príncipe ( Haití ), es un pintor francés de origen haitiano , asociado a las corrientes del surrealismo y la figuración narrativa . Vive y trabaja en París desde 1961

    Después de un problema de salud, debe renunciar a sus esperanzas para la competencia deportiva. En 1957, cuando Duvalier llegó al poder , dejó Haití para Nueva York y se inscribió en la Art Student’s League hasta 1960, donde su maestro, el pintor Julian Levi, alentó su vocación artística. Durante su estadía en los Estados Unidos, donde frecuentaba museos, se alimentaba simultáneamente del expresionismo abstracto , luego del surrealismo , ya que fueron explotados y reinterpretados por artistas estadounidenses ( De Kooning , Lam , etc. ), y en particular la influencia de Arshile Gorky . A partir de 1959, su pintura titulada Sirena ( Museo Sainte-Croix ) marca su originalidad. Hervé Télémaque quiere anclarse en la realidad y escapar de la abstracción: incluso el título se refiere a su vida diaria, evocando las sirenas de los barcos que escuchó desde su habitación en ”  Brooklyn Heights  “. Con el anuncio a María ( Museo de Bellas Artes de Dole , depositar FNAC ), que recuerda su matrimonio el mismo año con lástima Mael, se ve el tema de la sexualidad, especialmente tan temprano en su obra ( Historia Sexual , 1960; Ciel de lit, n ° 3 , 1962, MAMAC  ; Femme Merveille , 1963,Instituto Villeurbanne de Arte Contemporáneo ).

    La atmósfera segregacionista de los Estados Unidos lo decepciona  ( Toussaint Louverture en Nueva York , 1960, museo Dole; Cuando me enteré de las noticias , 1960, MAC VAL ). En 1961, vino a Francia y se estableció en París. Frecuentó a los surrealistas allí , sin unirse formalmente al grupo. Pero es en los preceptos del arte pop ( cómics , uso del episcopo , luego en 1966 del acrílico ) donde realmente encontrará su forma muy particular, mientras defiende la creación europea, más crítica hacia el compañía. Desde 1962, así participó en la aventura de la figuración narrativa , al acercarse a artistas como Bernard Rancillac , Eduardo Arroyo , Peter Klasen , Öyvind Fahlström , Jacques Monory , a quienes el crítico Gérald Gassiot-Talabot reunió en 1964, a pedido de Telémaco y Rancillac, en una exposición titulada “Mitologías diarias”. De 1962 a 1964, produjo una de sus series más originales, especialmente en forma de dípticos , donde las piezas de anatomía  , acompañadas de metáforas las imágenes calificadas como “ficciones” (cruz, flecha, arma, ropa interior, urna, máscara) y comentarios, a veces simplemente escritos con tiza o lápiz, circulan sobre un fondo inicialmente blanco ( Le voyage , 1962; Portrait de famille , 1962, Fondation Gandur pour l’Art  ; Etude pour une carte du tendre , 1963; My Darling Clementine , 1963, MNAM  ; The Ugly American , 1962/64, MOMA , etc.).

    “En los años sesenta, me instalé en el conteo, me uní al movimiento de Arte povera . Es una verdadera ruptura con la enumeración barroca que tiene lugar allí. El bastón apareció en mi trabajo en 1968. En particular con Le Désert , un bastón roto en dos pedazos, cortado de una esfera, un palo ridículo para una caminata improbable. “

    Una declaración hecha a la crítica de arte Alexia Guggémos en una larga entrevista publicada por las ediciones Somogy ( Confidence , publicado en 2015). Télémaque pretende componer su propio vocabulario, yendo más allá de un discurso narrativo con fines sociopolíticos ( Uno de los 36,000 infantes de marina , 1963, Fondation Gandur), del cual se aleja de 1967, a favor de un universo poético interno y jubiloso. más hermético, alimentado por la experiencia de su propio psicoanálisis , realizado en 1958 con Georges Devereux , y esta vez inspirado en el trabajo de De Chirico , René Magritte o Marcel Duchamp . En sus pinturas se encuentran objetos cotidianos evocadores, en particular de su experiencia en Haití, y de interpretación múltiple a discreción del espectador, imágenes complejas de lectura como rompecabezas para descifrar (cabeza sin dientes, bastón blanco del Barón el sábado , zapatos y equipo). deportes, muebles y tiendas de campaña, etc.), a pesar de la exégesis realizada por la crítica de arte Anne Tronche en 2003.

    “Siempre he representado tiendas de campaña. ¿Es una señal de un artista que vive en el exilio? Para mí no es así. Es simplemente un signo propiamente metafísico de la morada humana. De hecho, es una pintura sobre la vivienda humana.   “

    En 1964, el artista adopta la ”  línea clara  ” inspirada en Hergé ( Pequeño soltero un poco negro y bastante feliz , 1964, MNAM), luego introduce objetos en el lienzo en 1966 con su serie de “Pinturas combinadas”, evocando esas por Robert Rauschenberg (1953-1964) y más, los contemporáneos por Martial Raysse ( Confianza , 1965, Fondation Gandur; Touareg, peregrinación con similitudes , 1966, LaM ). Entre 1968 y 1969, dejó de pintar para practicar exclusivamente el ensamblaje con sus “esculturas esbeltas”, como las ya hechas de Duchamp. En la escultura, como en la pintura, se trata de hacer que las cosas u objetos ordinarios sean sorprendentes, de abrir posibilidades de significados múltiples a iconos o fragmentos de iconos, originalmente unívocos. Télémaque, volvió en 1970 a la pintura, con sus series “Les Passages” y “Suites à Magritte”, adoptando un estilo refinado formado por tintes planos de colores ( Caca-Soleil ! , 1970, MNAM, con un espíritu Duchamp), y se dedicó al dibujo, así como a los collages de 1974, con su serie “Selles” en 1977, y luego “Casas rurales” en 1980.

    En 1973, regresó a Haití por primera vez para ver a su madre, donde utilizó su imaginación. Luego, en 1976, realizó grandes pinturas acrílicas, principalmente de nuevas formas elípticas o tondo , en preparación para la exposición organizada en 1976 por el ARC en el Museo de Arte Moderno de la Ciudad de París . En 1985 se naturalizó francés y, entre otras comisiones públicas ( Hospital de la Salpêtrière en 1984, estación RER del Musée d’Orsay en 1986), recibió el del monumental fresco ”  Vallée de l’Omo  “, del 13 m de largo, construido en 1986 para la Ciudad de la Ciencia y la Industria de La Villette y la de Mamá en el Hospital Salpêtrière . También en 1986, se benefició de su primera exposición personal en el Caribe con una veintena de pinturas expuestas en la Casa de las Américas , durante la segunda bienal en La Habana .

    Desde la década de 1990, Télémaque continuó su investigación a través de dibujos de carbón a gran escala, iniciados en 1992, y sorprendentes bajorrelieves, donde el rompecabezas reemplazó al lápiz. Marcado por la enfermedad, luego por la muerte de su madre en 1993, y sin duda por el recuerdo del vudú que reinó en Haití, aborda el tema del duelo de una manera más oscura (murciélago, calavera) y practica su magia propia en ensamblajes que mezclan posos de café con pigmentos de color, para darles una pesadez sensual.

    Después de la exposición “Carbón y café molido – Luto: el dibujo, el objeto”, en la galería Louis Carré & Cie en 1994 (catálogo prologado por Yves Michaud ), Hervé Télémaque exhibe “Obras de la naturaleza” (catálogo prólogo de Philippe Curval), en la fundación Électricité de France en 1995. Su doble exposición en FIAC ’96 (stand de la galería Louis Carré & Cie y el stand de la galería Marwan Hoss) es seguida por cuatro retrospectivas, primero en Electra – fundación EDF en París, en el “Taller Eléctrico” en Johannesburgo (Sudáfrica) en 1997, en el IVAM en Valence (España) en 1998, luego en el Tanlay Art Center (Yonne) en el verano de 1999.

    Los años 2000 son los de un retorno a las fuentes africanas de las cuales se afirma la corriente de ”  negligencia  ” y una nueva mirada centrada en los asuntos políticos franceses, posiblemente teñidos de humor. En 2000, reanudó una actividad que no había practicado durante muchos años, la ilustración de libros. Después de varias estancias en África, Télémaque produjo una serie de pinturas acrílicas tituladas “Trottoirs d’Afrique”, presentadas en 2001 en la galería Louis Carré & Cie (catálogo prologado por Gérard Durozoi). Sin embargo, y a pesar de un curso que está naturalmente inscrito en la evolución y las cuestiones intelectuales del arte moderno en el siglo. XX siglo, la evocación, incluso metafóricamente indirecta de su país y sus orígenes, nunca habrá abandonado su obra ( África y Toussaint Louverture en Nueva York , 1960; Venus Hottentote y Comics para Harlem , 1962; My Darling Clementine and Black Magic , 1963; Ver HER and Banania 1 , 1964; Convergence , 1966; Port-au-Prince , el hijo pródigo , 1970; Le Silence vigil à Saint-Marc (Haití) , 1975; África , 1980 ( MAMVP ); La Mère – patria , 1981 (FRAC Hauts-de-France ); Mère Afrique , 1982 ( FRAC Aquitania ); Caribe I , 1993, (MAC VAL); El viaje de Hector Hyppolite en África, n ° 1 , 2000 (MAMVP); Sur profundo , 2001, etc.). Los eventos actuales n ° 1 , (MNAM), es un homenaje indirecto a los diseñadores satíricos Plantu y Pancho , con la figura de Jacques Chirac , luego “elegido al estilo africano” con el 82.21% de los votos. En 2002, el IUFM de Lyon presentó una exposición en torno a esta gran pintura y objetos en posos de café.

    Con ocasión de la publicación de una primera monografía de Anne Tronche en Flammarion, en la colección “La Création contemporain”, la galería Louis Carré & Cie presenta en su stand en Fiac 2003, una exposición que reúne un conjunto de obras mayor de la década de 1960, titulado “París 1961”. En 2005, produjo un ciclo de tres frescos monumentales para la sala del Palacio de Justicia de Laval . En 2010, Hervé Télémaque patrocinó la subasta “Haití Action Artists”, cuyo objetivo es restaurar a los artistas haitianos los medios para reelaborar y crear estructuras duraderas, tras el terremoto del 12 de enero .

    Una exposición retrospectiva dedicada a él por el Museo Nacional de Arte Moderno en el Centro Pompidou del 25 de febrero de 2015 al 18 de mayo de 2015, con 74 pinturas, dibujos, collages, objetos y ensamblajes  , tomada en el museo Cantini , luego en 2016 en la Fundación Clément au François en Martinica , con una selección de alrededor de cincuenta pinturas directamente relacionadas con las Antillas y África  .

    En 2018, el Museo de Arte Moderno del MoMA en Nueva York adquirió una pintura de los años de Nueva York Sin título (The Ugly American) 1962/64 gracias al patrocinio de Marie-Josée y Henry Kravis en honor de Jerry Speyer, tres personalidades cercanas al museo de Nueva York. Una pintura que se muestra en la galería de Bellas Artes Guttklein en París en 2018. En esta exposición titulada “Jalons”, Hervé Télémaque muestra a Témoins (1998) por primera vez un fresco que simboliza el regreso a sus raíces haitianas. En 2019, creó una sorpresa en la galería Rabouan Moussion en París. En la exposición “La concepción de L’inachevée” presenta un lienzo imponente de diez metros de largo. Hecho en la calma de su taller en Verneuil-sur-Avreen Normandía, la pintura Al en Guinea (2016-18), evoca el viaje fantaseado de un caminante de larga distancia. “Es una caminata en la vida”, se ríe el pintor conocido por sus imágenes metafóricas, marcos empinados y balizas de diversión. En “senderismo” infunde la idea de un largo viaje. ¿Es la muerte o un regreso alegre a la tierra de los antepasados?

    Información adicional

    Año

    Técnica y soporte

    Valoraciones

    No hay valoraciones aún.

    Sé el primero en valorar ““Nègrerie” Hervé Télémaque”

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *