Blog

2. Exposiciones temporales: crítica de arte (II)

"Number 3", de Jackson Pollock
“Number 3”, de Jackson Pollock

Hay que tener presente que el crítico casi siempre se encuentra subvencionado para que realice una labor de valoración no genérica, sino específica, por lo que normalmente los escritos no se publican sin una revisión previa. Básicamente no conviene olvidar que si por un lado, la profesión de crítico se presenta como objetivamente ambigua, es esta misma ambigüedad la que hace posible la actividad crítica, ya que es imposible hablar con conocimiento de causa del arte encontrándose fuera y alejado del microambiente que lo produce. Continue reading “2. Exposiciones temporales: crítica de arte (II)”

l crítico estadounidente William Rubin (1927 - 2006)

Exposiciones temporales: la crítica de arte (I)

Continuando con los elementos que forman parte del mercado del arte, hay que nombrar de forma obligada la crítica de arte.

En la Antigüedad ya existía un cierto concepto de “crítica de arte”, como lo demuestra Plinio el Viejo con sus comentarios a la escultura griega en referencia a la muerte del escultor Lisipo. Cuando la pintura pierde su finalidad didáctica y representativa y comienza a ser un objeto de cambio comercial – con el florecimiento de la burguesía, los encargos burgueses sustituyendo a los encargos eclesiásticos y nobiliarios-, los criterios de juicio pasan a ser menos precisos y aparece una nueva figura: el crítico de arte, el experto que emite el juicio de valor de las obras de arte, al que se dirige el potencial comprador para evitar cometer errores. La relación entre crítica de arte y mercado es un elemento que funda el actual sistema económico de esta industria, sustentada en los tres vértices artista-comerciante-crítico. Aunque hoy en día conviven diversas profesiones relacionadas –como son los curadores, comisarios y asesores ya en el siglo XVI, Vasari se ocupó de adoptar una terminología adaptada a la formulación de juicios de gusto que no se limitase a reflejar la adecuación de la obra al sujeto que el artista quería representar, sino que diese además razón de su valor cultural. Continue reading “Exposiciones temporales: la crítica de arte (I)”

Acciones, petróleo y Arte: análisis del mercado en 2015

En un año en que los mercados han sufrido altibajos, el 2015 ha sido precisamente el año de los grandes récords en venta de obras de arte en subasta.

El mercado artístico del 2016, empieza con la misma desigualdad económica que ha caracterizado el año bursátil pasado, con altos precios en obras de pintores como Lam o Miró, pero también grandes caídas de precios en otros autores como Ernst o Magritte – de quien se ha llegado a vender su obra Mademoiselles de l’isle Adam por dos millones de dólares menos del precio por el que se pagó dos años antes. Una situación que nos deja una perspectiva como mínimo incierta para el 2016.

Picasso

Las mujeres de Argel, Pablo Ruiz Picasso $179365000

Continue reading “Acciones, petróleo y Arte: análisis del mercado en 2015”

Cappuccetto e l'odore del rosso (serie Fairy Tales)

EXPOSICIONES TEMPORALES: LA CRÍTICA DE ARTE (I)

Continuando con los elementos que forman parte del mercado del arte, hay que nombrar de forma obligada la crítica de arte.

En la Antigüedad ya existía un cierto concepto de “crítica de arte”, como lo demuestra Plinio el Viejo con sus comentarios a la escultura griega en referencia a la muerte del escultor Lisipo. Cuando la pintura pierde su finalidad didáctica y representativa y comienza a ser un objeto de cambio comercial – con el florecimiento de la burguesía, los encargos burgueses sustituyendo a los encargos eclesiásticos y nobiliarios-, los criterios de juicio pasan a ser menos precisos y aparece una nueva figura: el crítico de arte, el experto que emite el juicio de valor de las obras de arte, al que se dirige el potencial comprador para evitar cometer errores. La relación entre crítica de arte y mercado es un elemento que funda el actual sistema económico de esta industria, sustentada en los tres vértices artista-comerciante-crítico. Aunque hoy en día conviven diversas profesiones relacionadas –como son los curadores, comisarios y asesores ya en el siglo XVI, Vasari se ocupó de adoptar una terminología adaptada a la formulación de juicios de gusto que no se limitase a reflejar la adecuación de la obra al sujeto que el artista quería representar, sino que diese además razón de su valor cultural.

Denis Diderot
Denis Diderot

La crítica comenzó a alcanzar su madurez (tal como se entiende en la modernidad) a finales del siglo XVIII, con el surgimiento de una clientela burguesa industrial rica que accedió a la difusión de la crítica diaria sobre las exposiciones del momento. La primera firma que apareció asiduamente fue la de Diderot, que comentó todos los Salones de París entre 1759 y 1771. Estos comentarios fueron publicados en la Correspondence Littéraire, editado por Melchior
Grimm, cuya tirada era de tan sólo quince ejemplares. Cuando Diderot escribía sus comentarios la mayor parte de la población era analfabeta, pero los que sí sabían leer probablemente no estaban interesados en el devenir del arte de su época.

Con la multiplicación de las exposiciones en el siglo XIX y la contraposición de opiniones espontáneas a las oficiales hicieron que la prensa diaria tratase estos argumentos como aspectos de la crónica ciudadana y mundana. Nació así un nuevo tipo de periodismo especializado. Simultáneamente, la verdadera crítica de arte nace con las obras de pequeña dimensión y el disfrute del arte por parte de un público acomodado y relativamente amplio.
Aquellos burgueses de principios del siglo XX, que tanto se apasionaban por el arte, corrían el riesgo de no comprenderlo en absoluto, porque al querer estar en vanguardia, el artista se
veía obligado a realizar una investigación cada vez más compleja y menos comprensible a primera vista. Es por ello que el crítico se convierte entonces en intermediario necesario.

Paris_1889_plakat

El gran poeta Charles Baudelaire ejemplificó en el siglo XIX francés la figura del crítico de arte más influyente, por sus posturas intelectuales, siempre apasionadas, polémicas y políticas. La
Francia revolucionaria, sumida en barricadas y golpes de Estado, fue la férula de la reacción romántica frente al neoclasicismo. Y Baudelaire fue su príncipe. Aupó primero a Eugéne Delacroix, aunque posteriormente derivó hacia la defensa del realismo de Gustave Courbet. Ambos pintores supusieron una reacción a la Academia neoclásica de desnudos relamidos, personajes idealizados y pintura de estilo histórico.
Aunque Baudelaire no inauguró la crítica de arte, representa el punto de partida de la misma tal como hoy se entiende. La gran diferencia reside en el nivel de público y motivación con que se dirigían. En la Antigüedad y hasta Baudelaire, los críticos nunca se dirigieron a las masas.

Charles Baudelaire
Charles Baudelaire

La cuestión de la valoración estética se resolvió de dos modos: por un lado, según el gusto personal del comprador; por otro, por la opinión técnica del crítico. De este modo, la literatura crítica se convirtió en protagonista gracias al mercado y llegó a bifurcarse en sus atribuciones. Además de situarse como soporte ocasional y consecutivo a la realización de la obra y como vehículo para su circulación mercantil, se transformó también en la urdimbre teórica de los nuevos movimientos, fundando la nueva estética antes de que las obras fuesen ejecutadas. Ambos cometidos funcionaban en la valoración de las obras en su lugar de venta: por un lado la crítica se convirtió en el ámbito del juicio a posteriori; por otro, la crítica se hizo militante, partidaria declarada del artista o movimiento que apoyaba, decidida a defender sus razones mediante sus propios escritos.

El crítico de arte Leo Steinberg (1920 - 2011)
El crítico de arte Leo Steinberg (1920 – 2011)

La crítica de arte es el proceso que conduce a la formulación de los juicios de valor en las obras de arte. Por tanto, la crítica de arte, que es un aspecto particular de la crítica estética, se distingue de esta en que su misión es la de juzgar obras individuales o grupos de obras,
mientras que la labor de la estética consiste en estudiar los problemas del arte desde un punto de vista general o teórico. La crítica además se distingue de la filosofía del arte en que esta
última tiene como finalidad la interpretación y no la valoración cualitativa de las obras. A pesar de lo escrito, la crítica de arte se encuentra obviamente relacionada tanto con la estética como la filosofía de arte, en la medida que un juicio cualitativo presupone siempre una determinada teoría estética y determinado esquema interpretativo.

El crítico estadounidente William Rubin (1927 - 2006)
El crítico estadounidente William Rubin (1927 – 2006)

Todos los que escriben o hablan acerca del arte contemporáneo a través de los medios de comunicación y divulgación, cumplen una función que contribuye en mayor o menor grado a aumentar la cantidad de información sobre el asunto. Es evidente que el tipo de información varía según el nivel cualitativo y según la finalidad. No resulta fácil dar una definición del crítico de arte, ya que las personas que desarrollan una actividad de este tipo no se encuentran en la mayoría de los casos en directa dependencia de organizaciones comerciales, si bien todo su trabajo deviene por la mera existencia de un mercado. Para llegar a ser crítico de arte no es necesario cursar unos estudios específicos, que además no existen,
sino que es suficiente saber aplicar las propias capacidades intelectuales, siendo la mayor parte de los críticos profesores de Historia del arte o de estética, periodistas, artistas, literatos, funcionarios de museos o de entidades culturales. La función específica del crítico especializado es la de intermediario entre el microambiente artístico y el ambiente cultural más amplio. Su actividad crítica se encuentra muy ligada a la práctica, puesto que los artículos que aparecen en los periódicos y en las revistas
especializadas constituyen en definitiva un trabajo de justificación y valoración estética, con fines promocionales, de las obras de arte que más o menos directamente han contribuido a producir. Así, la posición del crítico se muestra objetivamente ambigua, dado que contribuye personalmente en la “producción” de las obras de arte y en la determinación de las cotizaciones por un lado y, por otro, es el consejero del público, es decir, el que se encuentra encargado de juzgar con total independencia la autenticidad de estos valores.

 

 

 

Continuando con los elementos que forman parte del mercado del arte, hay que nombrar de forma obligada la crítica de arte.

En la Antigüedad ya existía un cierto concepto de “crítica de arte”, como lo demuestra Plinio el Viejo con sus comentarios a la escultura griega en referencia a la muerte del escultor Lisipo. Cuando la pintura pierde su finalidad didáctica y representativa y comienza a ser un objeto de cambio comercial – con el florecimiento de la burguesía, los encargos burgueses sustituyendo a los encargos eclesiásticos y nobiliarios-, los criterios de juicio pasan a ser menos precisos y aparece una nueva figura: el crítico de arte, el experto que emite el juicio de valor de las obras de arte, al que se dirige el potencial comprador para evitar cometer errores. La relación entre crítica de arte y mercado es un elemento que funda el actual sistema económico de esta industria, sustentada en los tres vértices artista-comerciante-crítico. Aunque hoy en día conviven diversas profesiones relacionadas –como son los curadores, comisarios y asesores ya en el siglo XVI, Vasari se ocupó de adoptar una terminología adaptada a la formulación de juicios de gusto que no se limitase a reflejar la adecuación de la obra al sujeto que el artista quería representar, sino que diese además razón de su valor cultural.

basquiat

ARTE CONTEMPORÁNEO EN 2014

En este artículo veremos cual fue el balance del mercado internacional de arte contemporáneo en 2014 (informaciones registradas hasta principios de julio), según las ventas hechas desde las casas de subastas. Es importante recordar que son considerados artistas contemporáneos aquellos nacidos a partir de 1945.

Basamos nuestro artículo en el informe anual hecho por ArtMarketInsight, la agencia informativa de Artprice.com, en colaboración con el departamento de Econometría de Artprice.com. Todos los años, ArtPrice  publica, en varios idiomas, estudios de análisis sobre  las adjudicaciones registradas en todo el mundo. Según ArtPrice, estos informes no incluyen comisiones de compradores, impuestos de ningún tipo, ni tampoco las transacciones directas realizadas por las casas de subastas. Las cifras que se ofrecen tampoco incluyen los gastos de venta.

La crisis tuvo un fuerte impacto sobre el mercado del arte contemporáneo, las ventas entre los años 2009 y 2010 constataron una caída de los precios del 48%. Sin embargo, en los últimos cuatro años el mercado del arte contemporáneo se ha convertido en un rentable negocio con “la globalización de la demanda y la consiguiente llegada masiva de inversores de altísimo poder adquisitivo.”. De esa manera, en 2014 se ha alcanzado un nuevo pico, el último había sido en 2007,  “y de hecho este año ha sido el mejor de la historia de las ventas de arte contemporáneo en subasta, así como en términos de ingresos totales, de crecimiento de los precios y de récords de adjudicaciones”El arte contemporáneo actualmente tiene índices de rentabilidad excepcionales y por eso su demanda ha crecido considerablemente, hasta tal punto que hoy se venden cinco veces más obras que hace 10 años y con niveles de precios incomparables. Como ejemplo ilustrativo, baste decir que en la temporada 2012 – 2013 el arte contemporáneo ganó 1.126 millones de euros, mil millones más que diez años antes. En 2014 la venta de obra contemporánea ha alcanzado los 1.500 millones de euros.

grafico
Ingresos por ventas semestrales de arte contemporáneo. Fuente: Artprice

 

El récord de venta en subasta de obra contemporánea es para Jeff Koons: su obra Orange Balloon Dog Plate alcanzó los 38’8 millones de euros. Además, otras doce obras contemporáneas alcanzaron precios superiores a los 10 millones de euros (obras de Jean-Michel Basquiat, Christopher Wool, Zeng Fanzhi, Martin Kippenberger, y Peter Doig). Es significativo señalar el dato de que en toda la historia de las subastas, 26 obras han superado los 10 millones de euros; es decir, la mitad de ellas lo hicieron en 2014.

basquiat
“Dustheads”, de Basquiat. Alcanzó los 33’5 millones de euros.

El Balloon Dog de Koons, escultura de tres metros por cuarto, es la obra contemporánea más cara del mundo desde el 11 de noviembre de 2013. Jeff Koons comenzó su actividad artística en 1980 reinterpretando objetos cotidianos, y se convirtió rápidamente en el maestro por excelencia del kitsch. Con tres subastas por encima de los 20 millones, Koons es el artista más caro de la escena contemporánea.

jeff-koons
“Balloon dog”. Jeff Koons

El chino Zeng Fanzhi ha entrado recientemente en el ránking de los artistas contemporáneos más caros, generando 59’6 millones de euros con sus obras vendidas en subasta en 2014. Fanzhi se convierte en uno de los artistas contemporáneos más cotizados tras alcanzar su primer millón en subasta en 2007 (multiplicando por once su estimación mínima). En Octubre de 2013 alcanza los 15’1 millones por The Last Supper, una recreación de La Última Cena de Da Vinci, situándose como la 14ª mejor adjudicación de la historia del mercado del arte contemporáneo.
China se está imponiendo sobre Estados Unidos en el mercado del arte contemporáneo a grandes pasos: China ha alcanzado los 601 millones de euros, mientras que Estados Unidos se ha quedado por detrás con 552 millones, generando entre las dos el 78% de los ingresos mundiales de arte contemporáneo.

zeng fanzhi
“The last Supper”. Zeng Fanzhi

Christopher Wool,  inició su carrera artística en la década de 1980, ha superado su propio récord en 10 millones en esta temporada pasada: Christie’s vendió su lienzo Apocalypse Now por 17’5 millones de euros el 12 de Noviembre de 2013.

wool
“Apocalipse Now” Christopher Wool

El fallecido artista alemán Martin Kippenberger impuso su estilo más allá de las normas desde 1980. Como pasa en numerosas ocasiones, el gran reconocimiento por parte del mercado le llega póstumamente, y en Mayo de 2014 un lienzo suyo sin título alcanzó los 11’9 millones de euros.

El británico Peter Doig ha llegado el ránking de los artistas contemporáneos más cotizados con su pintura romántica y misteriosa, de seres indefinidos. Desde 2005 ha alcanzado hasta 28 subastas millonarias, siendo la máxima de 10’9 millones de euros por la obra Gasthof.

doig-1024x768
“Gasthof”, de Peter Doig

 

Aunque no lo parezca, el arte no es exclusivo de grandes inversores o adinerados entendidos de arte: en todo el mundo se venden cada año en las subastas entre 100.000 y 200.000 obras de arte por menos de 5.000 euros. En el mercado contemporáneo, las cifras millonarias sólo suponen el 0’3%, aunque, claro está, son las más mediáticas.
Una alternativa es la fotografía, donde la obra es asequible: los fotógrafos más grandes presentan una oferta por debajo de los 5.000 euros, aunque siempre dependerá de la relevancia que tenga el ejemplar dentro de la obra general del artista.

grafico2
Ingresos por ventas por categorías. Fuente: Artprice

 

Otro aspecto es que el mercado del arte contemporáneo es el que implica más riesgos, pues es menos maduro, más especulativo y volátil. No obstante, la generación mayor de 50 años ya ha alcanzado fama mundial, y el mercado del arte lo nota.

 

 

Mercartonline, entrada de presentación

Mercartonline.com es una galería de arte online fundada en 2003 y desde entonces dedica su actividad a la difusión del arte contemporáneo prestando especial atención a la obra gráfica y la fotografía.

Sus objetivos principales son: fomentar el interés por los nuevos valores artísticos – especialmente las últimas tendencias, como fotografía, dibujo, ilustración y arte electrónico. También, proporcionar un lugar para la venta y compra de obras de arte garantizando privacidad, facilitar un espacio para la representación de artistas, y establecer con sus clientes un canal de comunicación, a través de las redes sociales, para la información y el intercambio de opiniones sobre arte.

Mercartonline.com, salvo casos excepcionales, trabaja sin intermediarios: con artistas, editores, o clientes finales, lo cual facilita tanto precios ajustados como flexibilidad en el precio final de la venta.

Mecartonline.com presta también su servicio a coleccionistas, empresas e instituciones para localizar piezas de autores modernos, contemporáneos y actuales en las diferentes disciplinas artísticas, desde las tradicionales artes plásticas, hasta las últimas tendencias actuales, como el net.art, videoarte, y arte electrónico experimental. Si está interesado en conocer nuestros servicios sin ningún compromiso puede localizarnos en: mercartonline@gmail.com