En un año en que los mercados han sufrido altibajos, el 2015 ha sido precisamente el año de los grandes récords en venta de obras de arte en subasta.

El mercado artístico del 2016, empieza con la misma desigualdad económica que ha caracterizado el año bursátil pasado, con altos precios en obras de pintores como Lam o Miró, pero también grandes caídas de precios en otros autores como Ernst o Magritte – de quien se ha llegado a vender su obra Mademoiselles de l’isle Adam por dos millones de dólares menos del precio por el que se pagó dos años antes. Una situación que nos deja una perspectiva como mínimo incierta para el 2016.

Picasso

Las mujeres de Argel, Pablo Ruiz Picasso $179365000

No obstante, volviendo al 2015, hemos encontrado altos precios, especialmente en las sesiones del mes de mayo, una temporada de récord en el arte que coincide también con el punto más álgido de la cotización de crudo Brent, pues el mismo día en que se subastaron las Mujeres de Argel de Picasso y el Caminante de Giacometti, se llegó a la cotización más alta del barril de Brent con 66,91 $. Así mismo, el mes de mayo del 2015, fue el mes con la cotización más alta de las acciones en el índice DowJones estadounidense. Esta situación hizo que mayo fuese un mes propicio para las grandes inversiones, todo envuelto en una vorágine alcista y en la que las previsiones de mejora de la economía a nivel mundial estaban a la orden del día.

gráfico dow jones

Algo más complejo fue el otro récord batido en noviembre con el Desnudo acostado de Modigliani, pues a finales del año pasado ya oíamos hablar de la caída del precio del petróleo y durante el mes de agosto las acciones se desplomaron en la bolsa estadounidense mientras que en los índices europeos la caída fue más moderada y se produjo en septiembre. Todo esto hacía presagiar que las grandes subastas de noviembre pudiesen ser un fracaso debido a la tendencia bajista con la que empezó el último cuatrimestre del año.No obstante, una vez más, parece que el milagro venía parejo en la bolsa y en el mercado del arte, pues para principios del mes de noviembre hubo un repunte en el índice del DowJones que ayudó a animar las ventas en las casas de subastas, y es que muchas veces, aunque el mercado bursátil pueda caer, otras veces otros valores como el oro, el arte o el petróleo pueden acabar siendo una buena alternativa de diversificación en las inversiones.

Pese a todo, los factores se están mostrando cuanto menos favorables una vez más, pues el 2016, está siguiendo un derrotero bastante bajista debida a la gran desaceleración de China, la caída de las bolsas y del precio del petróleo. Pese a que en la mayoría de los casos la bajada del precio del petróleo pueda ser una buena noticia, para los que lo venden -que son los mismos que suelen comprar arte-, no lo es y esto acaba repercutiendo en éste tipo de mercados.

gráfico

Otro factor de gran importancia, es la localización de las casas de subastas. Cada vez se encuentran menos récords o altos precios fuera de Nueva York, copando finalmente la Gran Manzana el escaparate mundial del arte en subastas. De ésta manera, hemos empezado a ver cómo cada vez más, Londres está quedando más como una central de oficinas de las casas de subastas que como el gran escaparate de ventas. En menor rango aún están quedando otras capitales o grandes ciudades como París, cuya caída en las ventas en general han hecho que la primera mitad del año 2015 no llegue ni a la mitad del total de los resultados de años como el 2009. Otros casos podemos mencionar el de Madrid, en el que como nota mayor tenemos el caso de un excepcional Marinus van Reymerwaele que fue vendido en el mes de diciembre por 786.500€, siendo la puja más alta batida en el territorio nacional, muy por debajo de los precios millonarios alcanzados fuera de nuestras fronteras. Pese a todo, las casas de subastas nacionales, parecen estar contentas con el mercado del año pasado pues parece mostrar ciertos signos de recuperación.

Fine art auction turnover

Cotas del mercado secundario del arte en la primera mitad del 2015

Caso de especial mención también es el chino, cuyo mercado de ventas ha caído devolviendo a los EE.UU. a la primera posición del ranking de ventas en el mercado secundario, si bien siguen copando un gran porcentaje del total de ventas mundiales (un 26%). La desaceleración económica y la devaluación del Yuan,han hecho que la fiebre alcista en la venta de arte chino se modere y que, igualmente, estos empiecen a buscar más allá de sus fronteras y a comprar también arte occidental.

(datos extraídos de Artprice)